En un mundo tan convulsionado, lo peor que podemos hacer es retroceder y destruir nuestras economías.

Los países de Latinoamérica enfrentan hoy el riesgo de ser gobernados por dirigentes ineptos y desequilibrados, capaces de causar daños económicos y sociales muy profundos. La destrucción de economías y sociedades como la cubana y la venezolana podría hoy ser el destino de otras naciones.

Después de viajar mensualmente a Guatemala durante 15 años, ahora regreso luego de casi un año de ausencia. Me sentí extraño, como si hubiera descuidado a muchos empresarios que atendí.

Guatemala ha padecido la intervención de grupos de interés norteamericanos y europeos; pero cuenta con un medio empresarial productivo y responsable, que merece mejor trato de las economías avanzadas. Pienso que el contexto político de un país hermano puede servirnos de ejemplo para México y Latinoamérica.

La ciudadanía guatemalteca, a través de manifestaciones públicas, a partir de abril de 2015 forzó la renuncia del ex Presidente Otto Pérez Molina y de la ex Vicepresidente Roxana Baldetti ante evidentes y señalados casos de corrupción, contrabando, etcétera. En México y otras naciones latinoamericanas escuchamos hechos parecidos de parte de nuestras autoridades.

Pero en Guatemala los movimientos ciudadanos fueron más lejos, ya que con presencia pública y redes sociales muy activas provocaron el rechazo al sistema político en su totalidad, dejando a los tres principales partidos políticos sin oportunidad de ganar las elecciones, y eligiendo a los candidatos a la Presidencia y Vicepresidencia de la República de un pequeño partido político improvisado, recién conformado, sin experiencia y sin cuadros, pero que significaba el antisistema. La crítica pareja a todo lo establecido les condujo a ganar las elecciones, pero ahora se sufre de su falta de realismo y congruencia.

La depuración del sistema político no ha cesado durante este año. Ministros y diputados enfrentan procesos legales con serias acusaciones de corrupción y mal gobierno. Pero esta depuración no ha significado una mejor gestión de la Administración Pública. Sigue habiendo bloqueo de carreteras, robo de energía electríca, daños a la propiedad privada, invasión de fincas, sin que el gobierno ejerza su autoridad en defensa de la ley.

El gobierno actual carece de una visión estratégica común y de capacidad de ejecución, lo que ha hecho que se desplome el crecimiento económico, se frenen inversiones necesarias y se deteriore el sistema educativo y de salud pública.

Hoy las redes sociales muestran una influencia desproporcionada en la opinión pública y en los quehaceres del Gobierno. Tal vez el único sector que ha mejorado es el poder judicial, tomando una fuerza desproporcionada que genera más temor e inestabilidad.

El contrabando ha crecido descomunalmente, lo que provoca una presión competitiva sobre la empresa privada local.

Además, la Embajada de los Estados Unidos ha cobrado un papel beligerante en la conducción política del país, y ha logrado impulsar la aprobación de diversas leyes con dudosa intención, cuyo resultado no es más que la pérdida de competitividad de la industria guatemalteca en beneficio de sus competidores norteamericanos.

La persecución penal de políticos, sindicalistas y empresarios se ha convertido en deporte nacional. Esto ha llevado a suponer que se podría enfrentar una situación similar a la que vivió el Directorio en la Revolución Francesa, durante la cual juzgadores terminaron siendo juzgados y enviados unos y otros a la guillotina.

Me consta que a pesar de este entorno tan crítico, de gran conflicitividad social y ausencia de un verdadero estado de derecho, los empresarios de todo tamaño siguen adelante con sus proyectos, luchando contra la adversidad y enfrentando el desconcierto y la incertidumbre.

Esperemos que nuestros pueblos no se equivoquen y no permitan caer en una situación de ingobernabilidad similar a la de Guatemala, por el bien de todos. Elegir a los políticos mas capaces de criticar no necesariamente nos traerá mejor calidad de Gobierno y Administración Pública.

Carlos A. Dumois.

Donde Estamos

  • México: Axayacál No 154 45050 Guadalajara. Tel +52 33 3123-0623

  • España: Avenidad Diagonal 640, Planta 6, 08017 Barcelona. Tel. Tel. +34 93 228 7800

Conoce toda la información de CEDEM

Live chat

Live chat

Este chat solamente funcionara durante los live Streaming o en fechas y horarios que se comunican con anticipación.