Regla de oro: trata a los demás como quieres que te traten a ti.

Tiene sentido hablar de identidad de la Dueñez, ya que no es lo mismo ser dueño de una empresa automotriz, que serlo de una institución educativa, de un hospital, de una cadena de hoteles, de una compañía de ópera, o de una empresa de consultoría, tan sólo por mencionar unos pocos tipos de empresas.

En nuestra compañía nos decimos y somos Expertos en Dueñez Empresaria. Por tal motivo nuestro trabajo de consultoría se dirige principalmente a los dueños de las empresas, y no tanto a las empresas mismas. Cada dueño tiene algunas querencias: una querencia personal, una querencia familiar, una querencia empresarial. Indudablemente no se trata de querencias en estado químicamente puro, sino de querencias que interfieren unas con otras.

Respecto a la querencia empresarial, el dueño quiere algo de su empresa, quiere algo para su empresa, y también quiere los beneficios que ésta pueda ofrecer a su familia, a sus socios, colaboradores, proveedores, clientes e incluso a la sociedad en general. Desde luego que el empresario tiene una identidad personal, pero también tiene una identidad como dueño de sus negocios.

Nos identificamos personalmente diciendo de quiénes somos hijos, nuestro sexo, estado civil, nacionalidad y profesión, y quizás algunos otros datos; y tal vez también aclaremos a qué nos dedicamos. No siempre nos dedicamos a la carrera universitaria que estudiamos o a la profesión para la que nos preparamos originalmente con mayor o menor nivel académico. Y así, por ejemplo, además de decir que uno es ingeniero, quiera aclarar que también es empresario, y en el sentido de ser el dueño.

Y entonces surge la pregunta sobre el giro o ramo propio de nuestra empresa o de nuestras empresas, en el caso de que sean varias. Algo que a todos suele interesar es si hay finalidad de lucro o no. Ya sabemos que en la actualidad la mayor parte de las empresas tienen finalidad de lucro. El rol de dueño queda afectado por el giro o ramo de las empresas hasta el grado de que tenga sentido hablar de una identidad de dicho rol o de una identidad de la Dueñez.

En Guadalajara tuvimos el caso de que muchas personas se molestaron cuando, con el cambio de gobierno, el rol de dueño de la Orquesta Filarmónica de Jalisco se le dio a otra persona. Y esta nueva persona pretendió que se suprimieran todos los boletos de cortesía que se ofrecían a quienes de alguna manera ayudaban o colaboraban con la filarmónica. Alguno ayudaba escribiendo gratis los textos de los programas; otro colaboraba distribuyéndolos gratis por mensajería, y así muchos más. Pretendió que la Orquesta Filarmónica de Jalisco fuera económicamente autosuficiente. Como si se tratara de una agencia de viajes o algo por el estilo.

Ya podemos imaginar la negativas consecuencia. Hubo cambio de director de orquesta, se perdieron muchas personas que ayudaban, y finalmente fue necesario volver a dar boletos de cortesía a otras personas, o a las mismas después de pedirles miles de disculpas, porque no había autosuficiencia económica; y claro, haciendo notar que las negativas decisiones fueron tomadas por alguien que no tenía mucha idea de lo que es una orquesta filarmónica. Y también fue necesario, con mucha prudencia y diplomacia, ir educando musicalmente a la mencionada persona.

El caso anterior es un buen ejemplo de falta de identidad de la Dueñez. Pero los casos son innumerables. Podemos decir uno de los padecimientos de la humanidad es la falta de identidad de la Dueñez. No tratamos de la misma manera a un hijo que a un político o un científico. Automáticamente adoptamos cambios de identidad, temporales, al tratar con distintas personas o realizar distintas actividades.

Lo tremendo es que un empresario, sólo por ser dueño de su empresa, pretenda imponer su propio estilo o modo de pensar, o que de hecho los imponga, sin adaptar su Dueñez, mucho más duradera, a lo que es propio del ramo o giro de su empresa.

No hay que multiplicar las penurias humanas de nuestros colaboradores (principalmente) sin necesidad.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

http://www.cedem.com.mx

Carlos A. Dumois es Presidente y Socio Fundador de CEDEM.

 

 

“Dueñez®” es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

Videos CEDEM

Donde Estamos

  • México: Axayacál No 154 45050 Guadalajara. Tel +52 33 3123-0623

  • España: Avenidad Diagonal 640, Planta 6, 08017 Barcelona. Tel. Tel. +34 93 228 7800

Conoce toda la información de CEDEM

Live chat

Live chat

Este chat solamente funcionara durante los live Streaming o en fechas y horarios que se comunican con anticipación.