Puede salir muy caro incluir en nuestro equipo de confianza a quien no la merece.

En el proceso de crecimiento de la empresa, el empresario va conformando sus equipos de gente clave que le acompañan en las etapas críticas en que la empresa evoluciona y brinca a siguientes estadios de maduración.

No siempre los que se van convirtiendo en personal de confianza son gente originalmente buscada o elegida con tal intención. Frecuentemente colaboradores que no ocupan posiciones de peso en la estructura organizacional se vuelven gente de confianza de los dirigentes justamente por sus propias cualidades y méritos.

Dicho de otra manera, hay empleados que son de confianza por definición en el organigrama mismo. Hay otros que llegan a ser de confianza porque se lo ganan por sus aportaciones y confiabilidad.

Al definir que el equipo de gente clave son colaboradores considerados de confianza, no queremos decir que el resto del personal sea considerado de desconfianza. Hay varias posibilidades. La mayoría del personal de la empresa por lo general es gente decente que se comporta correctamente.

Sin embargo, casi siempre encontraremos por ahí algunas personas que no son decentes ni saben comportarse; que en cuanto tengan la oportunidad actuarán en su propio beneficio aunque esto dañe los intereses de la empresa. Es responsabilidad de los líderes de la empresa identificar a esta gente para sacarla de la organización cuanto antes y a cualquier costo.

Cuestionemos: ¿quiénes son realmente personal de confianza?, ¿qué quiere decir personal de confianza?

Las características del personal de confianza son: confiabilidad a toda prueba, manejo irrestricto de la confidencialidad, participación y manejo juicioso en temas delicados o estratégicos, prudente manejo del poder de manera comprometida con los intereses de la empresa, y seguridad de que jamás obrarán en perjuicio de la empresa.

Si falla cualquiera de estos rasgos la persona deja de ser de confianza. El peligro es que si algún colaborador que ha sido tratado como de confianza deja de serlo, puede volverse contra la empresa y actuar con deshonestidad hacia ella.

Un amigo empresario nos acaba de pedir consejo a este respecto. A uno de sus más valiosos colaboradores, que había sido considerado de toda confianza, que había acumulado gran cuota de poder en la organización, que había jugado un papel de gran peso específico, de pronto se le descubre que estaba abusando de su posición. Este colaborador, al ser despedido, acude con su abogado a denunciar y pedir una indemnización que no le correspondía de acuerdo al contrato que tenía con la empresa, y la consigue.

Al cambiar sus posibilidades en la compañía, el empleado pierde todas sus cualidades de personal de confianza, se vuelve una persona peligrosa en quien ya no se puede confiar, puede usar la información privilegiada que tiene en perjuicio de la empresa, ya no se le puede invitar a actividades estratégicas, abusa del poder que tenía y, lo que es peor, utiliza todo esto para aprovecharse de la empresa de manera deshonesta, obteniendo de ella una indemnización fuera de toda proporción con respecto a lo que le correspondía.

Este ejemplo nos ilustra lo trascendente que es elegir con prudencia quién es nuestra gente de confianza, de verdad. Cuando uno se equivoca, e integra al equipo de gente de confianza a una persona inadecuada, tarde o temprano esta persona aprovechará sus privilegios y los utilizará en contra de la misma empresa. Eso equivale a “darle alas a los alacranes”, como versa el dicho popular. En este momento es crucial actuar rápido para extirpar el mal antes de que haga más daño.

Nuestra recomendación al empresario mencionado fue ésa: “Saca a esa persona de tu compañía, por más importante que haya sido, por más caro que cueste, si no quieres incurrir en riesgos mayores”.

Una vez fuera de la empresa esa persona, el empresario nos confesó que varios colaboradores y clientes le habían ya cuestionado su honestidad. Nos dijo que él, confiado en el historial de buen desempeño, no hizo caso y no le dio importancia.

Así de caro nos puede costar no asegurar que nuestro personal de confianza esté formado… sólo por personas de confianza.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

http://www.cedem.com.mx

Carlos A. Dumois es Presidente y Socio Fundador de CEDEM.

 

 

* “Dueñez®” es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

Videos CEDEM

Donde Estamos

  • México: Axayacál No 154 45050 Guadalajara. Tel +52 33 3123-0623

  • España: Avenidad Diagonal 640, Planta 6, 08017 Barcelona. Tel. Tel. +34 93 228 7800

Conoce toda la información de CEDEM

Live chat

Live chat

Este chat solamente funcionara durante los live Streaming o en fechas y horarios que se comunican con anticipación.