Los empresarios que desconocen su compromiso como dueños nunca evolucionan hacia la frontera superior que les corresponde.

El ejercicio efectivo del rol de dueño es hoy determinante en la capacidad de la empresa para generar riqueza. La eficiencia operativa y el buen desempeño ejecutivo no bastan para lograrlo. Las buenas prácticas de gerencia pueden, a lo más, optimizar las fórmulas de negocio que ya se tienen y se dominan. Pero en el momento en que éstas envejecen o pierden vigencia es poco lo que los mecanismos para maximizar la eficiencia y el desempeño administrativo pueden aportar. Si en ese momento no entra en acción la Dueñez bien ejercida la empresa tenderá a desaparecer.

Muchos empresarios no saben distinguir cuándo están trabajando como dueños y cuándo lo están haciendo como gerentes. Hacen las dos tareas simultáneamente sin darse cuenta. Si su empresa crece y gana complejidad, sus roles tienen que cambiar. Pero la mayoría se quedan atados a la operación del negocio por desconocer la dimensión de la Dueñez. 

También ocurre que un gran número de empresas familiares sucumben al llegar a la sucesión por no aprender a transmitir a sus hijos la mentalidad y las capacidades propias de un dueño eficaz y responsable.  En el mejor de los casos enseñan a los hijos a operar los negocios y en pocas ocasiones a dirigirlos; pero no saben cómo educar a los sucesores en el ejercicio efectivo de la Dueñez compartida, no les enseñan a gobernarlos.

La responsabilidad natural de la alta dirección es explotar al máximo las plataformas de negocio que la empresa ha creado. El compromiso de la Dueñez es crear riqueza partiendo del legado que cada generación recibe.

No sabemos cómo hacer evolucionar nuestra gestión hacia la frontera superior que nos corresponde. Creamos un vacío en esta labor por ignorancia y falta de visión. La prosperidad y permanencia de nuestra empresa está en juego; la cancha es grande y llena de riesgos y oportunidades.

La sucesión no es solamente un asunto de transmisión de la propiedad del patrimonio. Es más que nada transferir el poder del chip de dueño, formando a la siguiente generación en cómo proteger y multiplicar ese patrimonio. Esa formación se centra en precisar cómo un dueño proactivo define la razón de ser de su organización, lidera el sistema de gobierno, renueva y transmite su mandato, le pide cuentas a su equipo gerencial y asegura la creación de riqueza.

Las habilidades que maneja con destreza un dueño capaz no son las mismas que las que distinguen a un ejecutivo brillante. Son dos ámbitos de actuación diferentes. El ejecutivo administra los recursos, procesos y sistemas para asegurar la máxima eficiencia económica del negocio. El dueño administra las oportunidades y riesgos para garantizar la máxima relevancia de la empresa.

A final de cuentas, la relevancia que busca y provoca el ejercicio de la Dueñez consiste en contar con fórmulas de negocio competitivas, actuales y poderosas que tengan un elevado potencial de creación de valor. El dueño no debe cansarse de renovar y volver a renovar estas fórmulas para contar con mercados fértiles, ofertas superiores, marcas reconocidas, organizaciones comprometidas con claras y comunes visiones de futuro, esquemas de gobierno ágiles y funcionales, líderes adecuados para sustentar el crecimiento, sistemas de información y control para proteger los valores de la empresa. Éstos son los temas del trabajo del dueño.

Si los dueños no están comprometidos a perpetuar la capacidad de crear riqueza a través de la renovación de las estrategias para generar, multiplicar y capturar valor en sus empresas, abandonan su responsabilidad principal, su razón de ser y su justificación en la sociedad. Las empresas son capaces de perdurar creando riqueza para todos sólo cuando son gobernadas por dueños comprometidos con su propósito esencial.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

http://www.cedem.com.mx

 

Carlos A. Dumois es Presidente y Socio Fundador de CEDEM.

 

 

* “Dueñez®” es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

Videos CEDEM

Donde Estamos

  • México: Axayacál No 154 45050 Guadalajara. Tel +52 33 3123-0623

  • España: Avenidad Diagonal 640, Planta 6, 08017 Barcelona. Tel. Tel. +34 93 228 7800

Conoce toda la información de CEDEM

Live chat

Live chat

Este chat solamente funcionara durante los live Streaming o en fechas y horarios que se comunican con anticipación.