Para multiplicar la Dueñez necesitamos compartir el poder con seguidores de mayor calibre.

No hay líder sin seguidores. En inglés liderazgo se dice leadership, que es la capacidad de conducir, de guiar, de llevar a otras personas hacia el logro de objetivos. Pero este idioma cuenta con otra palabra, followership, que significa la capacidad de seguir, de secundar, de respaldar el camino que traza el líder. No tenemos traducción al español de esta palabra.

En años recientes se ha estudiado a profundidad el tema del followership. Se ha encontrado que un buen líder es más efectivo si en su equipo prevalece una cultura de followership, es decir, si una parte significativa de su equipo son seguidores de calidad y se comprometen con él a hacer realidad su visión.

Followership es la aplicación práctica del servicio. Servir de manera alineada con el líder es la consigna del buen seguidor. Él se considera a sí mismo un recurso importante del jefe para incidir en el impacto de sus decisiones y de su mando.

Los seguidores proactivos toman la iniciativa de desempeñarse con altos estándares, con el serio compromiso de hacer el máximo nivel de esfuerzo en la implementación de acuerdos y el cumplimiento de compromisos. Esto incluye varias competencias:

Trabajar efectivamente con otros. Los seguidores buscan descubrir propósitos comunes y colaboran para hacerlos realidad. Se convierten en colíderes que suelen acumular poder de forma natural. Su fuente de poder generalmente está en la capacidad de servir a los demás y de apoyarlos para desatorar obstáculos y resolver problemas.

Apoyar los cambios. Los seguidores se convierten en agentes de cambio. Ayudan a vencer la resistencia al mismo, lo impulsan y promueven con entusiasmo. Su disposición está abierta a cambiar y apoyar las inciativas que acuerdan con su jefe.

Excelencia en su trabajo. Saben bien lo que se espera de ellos y se esfuerzan por hacerlo. Son bien hechos y necesitan muy poca supervisión, pues su autonomía y entrega les da la independencia para actuar por su cuenta.

Se miran a sí mismos como un recurso valioso. Aprecian sus competencias y comprenden lo que significan para la organización. Ponen sus capacidades a la orden de su líder para aprovecharlas en la ejecución de estrategias y planes de acción.

Autonomía y juicio propio. Estos seguidores piensan independientemente y con espíritu crítico constructivo. Saben disentir, tomar la inciativa, y administrarse a sí mismos con eficiencia.

Los seguidores proactivos también toman la iniciativa en la relación interpersonal en el trabajo. Esto a su vez incluye:

Crear confianza. Estos practicantes del followership son confiables, su palabra invita a comprometerse, su conducta respalda el compromiso. Su confiabilidad la acredita su consistencia.

Comunicación honesta. Estos seguidores proveen retroalimentación honesta y oportunamente. Dicen las verdades incómodas que necesita la organización. No mienten ni ocultan información para proteger su imagen.

Identificación con el líder. Son leales con sus jefes, sus socios del logro, y se complacen con el éxito de su líder. Son colaboradores incondicionales, con quienes se cuenta siempre.

Adoptar la visión del líder. Los seguidores efectivos miran el escenario con la misma perspectiva del líder. Conocen, entienden y aplican sus prioridades. Complementan y enriquecen la visión de su jefe, y la transmiten a los demás miembros del equipo.

Las cualidades del seguidor proactivo son:

Respuesta cabal. Empieza a actuar de inmediato cuando se le asigna una tarea, la completa lo antes posible y con calidad; si es necesario le pide al líder ajustar prioridades.

Iniciativa. Toma las riendas por sí mismo, hace las cosas que le tocan, busca los problemas para resolverlos, desarrolla nuevas formas de realizar las cosas.

Imaginación. No se le atoran los procesos que maneja. Es ocurrente y cuenta con amplios recursos intelectuales.

Integridad. Declara sus fallas de inmediato, es honesto, no distorsiona la realidad que percibe, es confiable.

Inquisitivo. Sabe hacer las preguntas correctas para aprender de toda experiencia. Esto detona su capacidad de aprendizaje.

Informa a su jefe. Mantiene a su líder enterado, no guarda secretos.

Compromiso. Está involucrado. Ve a la empresa como un todo. Es participativo y actúa más allá de su descripción de puesto.

Nos falta entender más de esta cultura del followership y aplicarla en nuestras empresas. Si lo hacemos lograremos que nuestros colaboradores piensen y actúen como dueños.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

http://www.cedem.com.mx

Carlos A. Dumois es Presidente y Socio Fundador de CEDEM.

 

 

* “Dueñez®” es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

Videos CEDEM

Donde Estamos

  • México: Axayacál No 154 45050 Guadalajara. Tel +52 33 3123-0623

  • España: Avenidad Diagonal 640, Planta 6, 08017 Barcelona. Tel. Tel. +34 93 228 7800

Conoce toda la información de CEDEM

Live chat

Live chat

Este chat solamente funcionara durante los live Streaming o en fechas y horarios que se comunican con anticipación.