Los verdaderos líderes son capaces de relacionarse con otras personas.

Cuando gente especial toca nuestras vidas nos enseña a vivir y logramos ver lo maravilloso que el mundo puede ser. Nos muestran que nuestros sueños pueden ser realidad ayudándonos a creer en nosotros mismos. Nos bendicen con su amor en todo lo que dan.

¿Cuál es la clave de las relaciones humanas? Saber ponernos en los zapatos de los otros, y no al revés.

John Maxwell, experto en liderazgo, le llama la regla de oro: “Trata a la gente de la misma forma como quieres que ellos te traten”. Él distingue seis maneras de cómo queremos ser tratados.

Usted quiere que otros lo alienten.

Maxwell narra que una mujer viuda no lograba que su hijo asumiera la responsabilidad del manejo de las empresas que había dejado su padre. El hijo quería dedicarse a otra cosa. Al ser cuestionado, él contestó: “Me hubiera encantado suceder a mi padre, pero ustedes no entienden la relación que yo tenía con él”.

Él quería que yo fuera independiente y fuerte. Jugábamos a cachar la pelota. Quería que yo la cachara 10 veces seguidas. Muchas veces pude cacharla hasta 9 veces, pero al llegar a la décima siempre la lanzaba mal para que yo no pudiera cacharla. ¡Nunca me dejó cachar la décima bola! Por eso quiero irme por mi cuenta: ¡quiero ser capaz de cachar la décima bola!

La gente necesita ser alentada. La gente más feliz es la que ha dedicado su tiempo a servir y apoyar a otros. Los más infelices son los que buscan que los demás los hagan felices a ellos.

Usted quiere que otros lo aprecien.

No podemos subestimar el valor ni de una sola persona. Acostumbramos concentrar nuestras relaciones en unas cuantas personas en nuestra organización. Esas personas se convierten en la elite de nuestros intercambios. A otros los contactamos ocasionalmente, sólo cuando hay motivos puntuales. Pero a muchos rara vez los vemos o les dirigimos la palabra.

Cada persona es digna de ser tomada en cuenta. El aprecio, el reconocimiento al esfuerzo, a ser parte de nuestra causa, a entregar su tiempo a nuestra empresa, puede tener un impacto inmenso en las actitudes, calidad de vida profesional y satisfacción personal en el trabajo de cada persona.

No queremos que tomen ventaja sobre nosotros.

Las injusticias de los líderes generan ambientes de trabajo de resentimiento y desencanto.

Las principales causas de inconformidad entre los miembros de cualquier organización son: no dar crédito a sugerencias; no tomar en cuenta quejas, objeciones, palabras y formas, que desalientan el corazón; criticar a los colaboradores frente a otros; no pedir opiniones; no informar de avances y decisiones; actuar con favoritismos.

Cada una de estas causas refleja, en el fondo, falta de reconocimiento a la importancia de las personas. Tratémoslas como importantes, porque lo son, y nos responderán.

Usted quiere que los otros lo perdonen.

Los líderes que encuentran difícil perdonar no se miran a sí mismos con realismo. Son terriblemente arrogantes o son tremendamente inseguros.

Frecuentemente esperamos demasiado tiempo para perdonar las ofensas. El perdón hay que darlo rápido y completamente. No es una cuestión gradual ni de poco a poco. No llevemos cuentas de lo que nos han hecho.

Usted quiere ser escuchado.

Mientras los líderes ganan más autoridad y tienen más éxito, más paciencia pierden para escuchar a sus colaboradores. Un oído sordo es la primera muestra de una mente cerrada. La soberbia fácilmente se apodera del empresario exitoso. Aprendamos a escuchar mejor.

Usted quiere ser comprendido.

¿Cuando somos entendidos mal, qué sentimos: soledad, decepción, frustración, resentimiento? No tardamos en sentir que nos han negado la posibilidad de aclarar, de explicar, de añadir información. Eso mismo siente nuestra gente cuando la malinterpretamos o malentendemos.

La mayoría de los problemas de relación en las organizaciones son causados por fallas en la comunicación. La ineficacia en la toma de decisiones en equipo responde a deficiente comunicación. La comunicación es fundamental para el entendimiento mutuo.

Tratemos a los demás como queremos ser tratados; alentemos, apreciemos, seamos justos y perdonemos, escuchemos y comprendamos.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

http://www.cedem.com.mx

Carlos A. Dumois es Presidente y Socio Fundador de CEDEM.

 

 

* “Dueñez®” es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

Donde Estamos

  • México: Axayacál No 154 45050 Guadalajara. Tel +52 33 3123-0623

  • España: Avenidad Diagonal 640, Planta 6, 08017 Barcelona. Tel. Tel. +34 93 228 7800

Conoce toda la información de CEDEM

Live chat

Live chat

Este chat solamente funcionara durante los live Streaming o en fechas y horarios que se comunican con anticipación.