Carlos A. Dumois.

La depresión es un mal indescriptible. No deje que acabe con el control de su vida.

Hace un tiempo escribí un artículo titulado “El Empresario Deprimido”. En aquella ocasión mencionamos que el líder que se rinde ante sí mismo, se rendirá ante la adversidad. Cito un párrafo completo:

“Cuesta mucho aceptar la situación y asimilar la pérdida. Los desafíos pueden ser grandes; los riesgos, enormes; los peligros, desproporcionados. Pero nada puede suplir nuestra determinación de seguir luchando. En el momento en que dejamos colarse en nuestra mente la postura de derrota, de entregarnos y dejar de pelear, estamos perdidos. Nadie puede tomar nuestro lugar cuando se trata de defender lo que nos quieren quitar”.

Ésta es la clave de la postura mental y de la actitud de un buen dueño ante retos que parecen rebasarle. Puede ser que el mercado le voltee la cara, que la situación financiera apriete, que la familia no lo apoye, que los colaboradores no lo sigan, que los proyectos esperanzadores no avancen. Sí, la situación puede parecer mortal; pero el ánimo no puede dejarse vencer.

Los expertos describen la depresión como un trastorno del estado de ánimo, y su síntoma habitual es un estado de abatimiento e infelicidad que puede ser transitorio o permanente.

La clave es pensar que siempre hay caminos o salidas, aun en las situaciones más adversas. Ocupar nuestra mente en retos grandes, en proyectos ambiciosos, en tareas difíciles, ayudará a evitar la caída depresiva. Por eso es tan importante contar con objetivos verdaderamente elevados, que nos exijan lo máximo y que valgan la pena. Pero hay que trabajar en ese proyecto con metas cortas, precisas, rápidas, que nos permitan tener triunfos importantes, aunque sean parciales y de corto plazo.

No soy médico ni experto en esta materia. Solamente hablo por los muchos casos que he vivido de empresarios deprimidos ante situaciones adversas o grandes fracasos.

Uno de los grandes desafíos de la persona que inicia un período depresivo es animarse por algo. Las cosas que puede perder son tan grandes para él, que nada parece entusiasmarle, que pierden atractivo temas que en el pasado parecían apasionarle.

Recuerdo a un empresario que me confesaba que sentía su vida perderse sin sentido. Estaba desubicado, ofuscado, y no encontraba ganas de hacer nada. Me pidió ayuda; me confesó que había ya pensado quitarse la vida. Empecé a cuestionarlo, a preguntarle por el fondo y la causa de su situación. En poco tiempo empecé a tratarle el tema de las alternativas que él podía visualizar.

En cuanto empezamos a discutir las ventajas y desventajas de cada opción pareció cambiarle la cara. Su estado de ánimo empezó a prenderse. Opté por retarlo, por cuestionarle si no se sentía capaz, por animarlo a que no se diera por vencido. Después de varias reuniones este hombre retornó a su proyecto de empresa, volvió a ser creativo y proactivo en la lucha contra sus dificultades; sacó la casta, luchó con más fuerza, y sacó el proyecto adelante.

Tiempo después, en una reunión de parejas, su esposa se me acercó y me confesó la experiencia desde su punto de vista. Me dijo que con nosotros él había vuelto a tener ganas de vivir, que había renovado su espíritu de lucha y había sacado adelante sus negocios. Ya más en confianza, en esa misma reunión, me reveló que ella se sabía, sin que él estuviese enterado, la combinación de la caja de seguridad de su marido, y que la había abierto. Se había encontrado una pistola y unas cartas de despedida...

Los que estamos alrededor de una persona deprimida no sabemos lo que está enfrentando por dentro. Puede ser un mundo tan gris, tan pesimista, tan terrible... Solo Dios escucha y comprende cabalmente a quien está cayendo en la depresión.

Salir de la depresión es una experiencia dolorosa, dura. Los que no la han enfrentado no se imaginan lo que es eso. Siempre será mejor actuar rápido e intentar no caer de lleno en ella; buscar ayuda, no estar solo, dormir y comer bien, hacer mucho ejercicio, estar muy ocupado, encontrar grandes proyectos que nos entusiasmen, revisar nuestras alternativas preferentemente con alguien con don de consejo. Todo esto puede ayudar. ¡Ánimo!

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

http://www.cedem.com.mx

Carlos A. Dumois es Presidente y Socio Fundador de CEDEM.

 

 

* “Dueñez®” es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

Donde Estamos

  • México: Axayacál No 154 45050 Guadalajara. Tel +52 33 3123-0623

  • España: Avenidad Diagonal 640, Planta 6, 08017 Barcelona. Tel. Tel. +34 93 228 7800

Conoce toda la información de CEDEM

Live chat

Live chat

Este chat solamente funcionara durante los live Streaming o en fechas y horarios que se comunican con anticipación.